Un eslogan sugerente: Lo mejor de Tele Sur


León Padrón Azcuy. La Habana 7 de Febrero de 2011
Desde hace tiempo la televisión ha sido esencialmente necesaria para conocer lo que ocurre dentro y fuera de cualquier Nación, amen de ser un esparcimiento para los seres humanos. Lamentablemente en Cuba, es un instrumento político al servicio de los que ostentan el poder. Nadie dude que la nacionalización de todos lo medios informativos al triunfo de la revolución en 1959, trajo consigo el secuestro -entre otras cosas- de la libertad de información que dura ya más de medio siglo.
Durante cinco décadas es usada para imponer un solo punto de vista. Los dueños escogen meticulosamente la puesta en pantalla de las transmisiones televisivas consideradas convenientemente. Habilitan ¨debidamente¨ a pregoneros disfrazados de conductores televisivos que se encargan de hacernos ¨saber¨ los dictaminen del gobierno, omitiendo información que contradigan la posición oficial ya sea dentro de nuestro contorno o más haya del país, apartándose del debido a derecho a estar bien informados.
Los escasos programas estelares como las telenovelas, son gancho político. Para embaucar a teleaudiencia, quienes muchas veces tienen que esperar obligadamente el término de cualquier intervención gubernamental. Recuerdo que una madrugada, la televisión estaba encadenada con uno de los largos discursos que caracterizaban al ex gobernante Fidel Castro. Mi Tía estaba en su viejo sillón. Su cabeza tambaleaba de un lado a otro en espera de la novela. Le dije… Tía acuéstate ya no la van a poner. Me dijo… entre lo soñolienta. Si.. la van poner, le reitere que era muy tarde, finalmente tuvo razón la transmitieron a esa hora.
El constante bombardeo político que sutilmente atropella la mente de los cubanos ha sido una constante en la pantalla chica. Los ciudadanos con solo cuatro canales de televisión tienen pocas preferencias. Tres novelas, cuya puesta en escena a veces son de hasta los años 90. Un par de programas humorísticos de corta duración, apreciablemente bien censurado, y otras impositivas y repetidas ofertas sin posibilidad de elección.
No existen programas de análisis y debates políticos abiertos y democráticos. Solo podemos encontrar la diaria mesa redonda, tribuna que resalta excesivamente la siempre dura crítica al imperio, la injusticia del embargo comercial impuesto por EEUU, las reflexiones del compañero Fidel, las orgias de Posada Carriles y otros temas que resultan aburridos. Postergando y eludiendo el análisis de la realidad nacional por obra y mandato de los intocables.
La jerarquía cubana emplea un sumo cuidado en negar cualquier tipo de información ya sea política social o cultural, tal es así que inexplicablemente, ni la programación del canal televisivo Tele Sur, escapa de la censura. Aun cuando su línea esta erguida de un lenguaje ¨anti Imperial¨, vocero, tras potentes inversiones de Venezuela Bolivia y Cuba de la supuesta ¨magnificencia¨ del ALBA, y que cubre los principales eventos informativos de la región y parte del mundo.
Ahí esta El programa lo mejor de tele sur, para corroborarlo. Este canal existe desde hace varios años. Los cubanos solo ven un segmento noticioso cuidadosamente bien seleccionado, transmitido en el canal educativo dos, canal que por supuesto no tiene un alto rango de teleaudiencia.
La ¨brillante¨ idea de catalogar este pequeño espacio que algunos vemos como lo mejor de Tele Sur, es un ardid. Dicho canal brida unos variados servicios. Transmite pelota de grandes ligas y sucesos de envergadura propios de las existentes democracias latinoamericanas pero eso no esta en el menú de los cubanos.
La televisión cubana constituye una de las armas más poderosa utilizada en detrimento del conocimiento de la verdad. Eslóganes como: producir más con menos, periodo especial, o Lo mejor de tele Sur, constituye un aporte sin precedente a la idiotez institucionalizada que infieren una burla a la inteligencia humana presente día tras día en los mensajes de la TV cubana.
En la medida que cambie los tiempos la credibilidad sobre el sistema será más exigua, la ocultación de la verdad irremediablemente acabara. Por el momento es bueno resaltar la imaginación de los cubanos quienes han aprendido a leer entre líneas. Muchos suelen ver derrotas cuando le dicen que hubo victorias y viceversa, logrado desmantelar el discurso irreal que ya no engaña a muchos.
La dictadura comunista no permite ofertas televisivas de las antenas parabólicas, bloquea la señal de Tele Martí y súper controla la Televisión estatal. Ante esto, muchos se hicieron de un equipo de DVD, tratando de escapar de la rutina politizada de la programación televisiva. Terriblemente todavía para algunos el televisor es un cajón cuadrado puesto en un rincón de un hogar cubano que no deja opciones para ver mas haya de las costa de esta Isla en cautiverio.
Dios Bendiga a todos los cubanos.

Anuncios

Acerca de miguelgalban

Periodista independiente expreso político cubano Primavera Negra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un eslogan sugerente: Lo mejor de Tele Sur

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s