Tres Patrias y un Sólo Ideario.


José Ubaldo Izquierdo con su familia en el aeropuerto de Barajas en Madrid


Tres Patrias y un Sólo Ideario.
Por José Ubaldo izquierdo Hernández
Ese día viernes 23 de julio de 2010, tarde calurosa en el Hospital Nacional de Reclusos, ubicado en la penitenciaría Combinado del Este en la Habana, Cuba. Diez oficiales de la Seguridad del Estado llegan a la Sala “F”, lugar donde fuimos ubicados los “seleccionados“ por el gobierno castrista para iniciar la bien pensada limpieza, en las cárceles de la isla, de presos políticos y de conciencia, utilizando para ello la buena voluntad del clero católico cubano y la colaboración de la afín administración española. Al frente de los representantes de la policía del pensamiento en Cuba, el no menos temido y célebre coronel Ernesto Samper. Invaden el recinto hospitalario y comunican de manera abrupta que debíamos darnos prisa, pues el vuelo de Iberia saldría de la Habana a las 11 de la noche y los trámites pertinentes demorarían unas cuatro horas. Abrazos, llanto y bendiciones serian nuestros últimos contactos con nuestros hermanos de luchas y sufrimiento. Al unísono nos fundimos como muralla infranqueable: Regis iglesias, Eduardo Díaz, Efrén Fernández, Antonio Díaz, Jorge Luis González Tanquero, Jesús Mustafá, Blas Giraldo Reyes y yo. Eran las cinco y treinta minutos de la tarde- noche Habanera, la última de la gran pesadilla en suelo patrio.
Carretera monumental sofocante, el minibús sin aire acondicionado y totalmente cerrado se desplaza a velocidad indescriptible por la popular arteria rumbo a la terminal aérea capitalina. Escoltándonos una caravana de autos, al parecer de procedencia china, atestados de oficiales de la conocida Sección 21 de la Seguridad del Estado Cubana. Todos sudados, de pies a cabeza, nos mirábamos, parecíamos de otra galaxia, no podíamos creer que en tan sólo cinco o seis horas seriemos al fin libre de nuestros destinos. El viaje hacia la libertad ya estaba cerca y cerca también el término de casi 8 años de injusto y cruel presidio. Tras casi cincuenta minutos de extenuante viaje, arribamos a la Terminal Aeroportuaria # 4, allí rodeados por un operativo de no menos doscientos gendarmes, todos armados, nos reciben funcionarios del Consulado Español en la Habana, quienes nos entregan la documentación pertinente a la vez que nos explican lo concerniente al viaje, llegada y recepción en territorio ibérico. Minutos después el encuentro con la familia que nos acompañaría en el destierro, no con la que quedó en Cuba, a esa no le permitieron ir al aeropuerto a despedir a sus seres queridos, tal vez no cuenta para el gobernante en jefe, al parecer su desamor por la familia lo aplica también como norma a sus declarados rivales en el terreno político.
Diez y cincuenta de la noche, comienza a refrescar, un ligero vientecillo sopla delicadamente en la alargada loza de la estratégica terminal , lugar por donde entran y salen dirigentes gubernamentales y los disfrazados “contingentes internacionalistas”, dispersados por el gobierno castrista en todo el mundo. Nos introducen en un bus donde viajábamos cinco prisioneros, unos cincuenta familiares y más de sesenta oficiales portando orgullosos, y sin ocultar, sus flamantes pistolas Makarov de fabricación rusa, quizás para evitar un posible asalto de comandos extraterrestres en el corto trayecto que nos separaba de la nave de Iberia que nos conduciría a Madrid.
Bajamos todos, y a lo largo de la escalerilla del majestuoso Airbus continuaba parapetado el imponente ejercito de gendarmes, comandado por el señor Samper, quien no descendió hasta que el último de los desterrados abordadora la nave, el largo viaje hacia la libertad daba inicio. Entre llanto y nostalgia consumí las nueve horas de travesía que separa a la tiranía de la democracia, el terror de la tolerancia y el hambre de la abundancia. Detrás quedaba la cárcel cinco y medio en Pinar del Río con sus celdas de torturas y su principal verdugo el célebre teniente coronel Jesús Díaz, el campo de concentración de Guanajay en la Habana con personajes dantescos de la talla del capitán Guillermo Cordero o el connotado asesino Emilio Guilarte, autor de múltiples palizas a reos políticos y comunes, de las que fue también víctima el mártir Orlando Zapata Tamayo. Dejaba detrás siete años y cuatro meses de hambre atroz, ineficiente servicio médico, enfermedades que dejaron en mí secuelas imborrables, represión sin límites y el constante peligro de perder la vida por la herida de rústicos cuchillos y puñales de fabricación artesanal o simplemente por las quemaduras producidas por la acción inmediata de veinte litros de agua hirviente en el interior de un balde o cubeta.
Quedaba tras de mí la patria esclavizada por 51 años de absurda ideología, sueños no realizados y el inmenso anhelo de ver mi país disfrutando de libertades plenas y democracia. Quedaron los hermanos presos, verdaderos héroes que como el doctor Biscet, Eduardo Díaz Fleitas, Héctor Maseda y muchos más decidieron continuar desde dentro la lucha, hasta alcanzar los cambios que Cuba necesita ya.
Madrid nos recibió con los brazos abiertos en la tarde del sábado 24 de julio. Barajas, esplendoroso y sin par fue el sitio donde por primera vez en 44 años pude ver tantas cosas bellas y tanto desarrollo, donde percibí los adelantos del primer mundo, donde palpé lo incomparable de la sociedad democrática. Fue la Cruz Roja nuestro primer contacto, ¡Cuánto amor, denuedo y ternura mostraban sus representantes! Médicos, personal paramédico y funcionarios hicieron hasta lo imposible para que fueran inigualables aquellos primeros momentos en tierras de libertad, después de casi ocho años en las mazmorras castristas. Luego el traslado al hotel ” la Princesa” en Móstoles, la hermosura del espectacular paisaje madrileño y la majestuosidad de sus carreteras preñadas de modernos vehículos contados por miles durante la travesía. A la entrada de la bella instalación hotelera mis hermanos de causa esperaban ansiosos junto a los medios de prensa nuestra llegada. Arturo Pérez, Normando Hernández, Manuel Ubals, Pablo Pacheco, Mijaíl Barzaga, Alejandro González , Ricardo Silvay decenas de mis compañeros de sufrimiento nos abrazaban emocionados al arribar a aquel singular edificio categoría tres estrellas, donde pasé los mejores once días de toda mi vida, quizás este fue el premio de mi señor Jesucristo por aquella abrupta interrupción de mi flamante luna de miel de marzo de 2003, cuando las hordas castristas me segaron físicamente del amor incomparable de mi incondicional esposa

Encabezan la marcha Yamilka Morejón y Darelis Velazquez el 23 de mayo del 2010


Yamilka, aquel miércoles 19.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, recibió esta mañana en el Aeropuerto Internacional Comodoro "Arturo Meriño Benítez" al cubano José Ubaldo Izquierdo y su familia


Llegó entonces la decisión de viajar a Chile. El presidente Piñera extendió su mano y personas tan especiales como el senador demócrata cristiano Patricio Walker y el ex presidente de ese partido Don Gutenberg Martínez trabajaron de forma encomiable para que pudiera hoy residir junto a mis seres queridos en una de las sociedades más prósperas de toda América Latina. Aquí encontré amor, solidaridad y sobre todas las cosas ese calor incomparable, a pesar del clima frío, de gente que me ha recibido como un hijo más. Hoy a las puertas de mis 45 años, doy gracias a Dios por haberme dado fuerzas para vencer al monstruo que un día me arrancó del seno de mi humilde hogar, por concederme la gracia de haber conocido el terruño español, donde tanta ternura recibí y donde pude estrechar las manos de excelentes personas entre

José Ubaldo y su esposa Yamilka Morejón con el expresidente español José María Aznar


las que cuento al expresidente del gobierno Don José María Aznar, el secretario de relaciones internacionales del Partido Popular Don

Presos politicos a España con Jorge Moragas Sec.Rel. Inter. del PP.


Jorge Moragas y al congresista cubano americano Lincoln Díaz- Balart, luchadores incansables por la libertad de Cuba. doy gracias al señor porque mis hijos puedan crecer y desarrollarse en una sociedad libre como la chilena y sobre todas las cosas, porque puedo sin lugar a dudas decir que tres patrias y un sólo ideario son las únicas fortunas de mí vida.

Acerca de miguelgalban

Periodista independiente expreso político cubano Primavera Negra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tres Patrias y un Sólo Ideario.

  1. Pingback: Imparto del nuevo gobierno español en las relaciones con la disidencia pacífica y el régimen de La Habana |

  2. Pingback: Desterrados cubanos, arrestados durante la Primavera Negra son acogidos por el gobiernos norteamericano |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s