Los dictadores y el efecto dominó


Periodista y Novelista norteamericano Neil MacFarquhar

 

Los dictadores de Cuba y Venezuela Raúl Castro, Hugo Chávez con el derrocado Muamar Gadafi

Los dictadores y el efecto dominó
La caída sangrienta de Gadafi debe servir de espejo para los autócratas que siguen aferrándose al poder
Por Neil MacFarquhar-(The New York Tim)
EL CAIRO – Con el derrocamiento de déspotas a un ritmo sin precedentes desde enero, una serie de opciones para cuando baje el telón se han puesto a prueba, siendo el líder de Libia, el coronel Muamar Gadafi, el que hizo el jueves su más espectacular partida con su sangrienta muerte.
El gadafismo era una especie de culto”, dijo Juan Cole, un profesor de historia de la Universidad de Michigan, al describir la última resistencia en la ciudad natal del coronel Gadafi, Sirte, como un acto de fanáticos. “Ellos tomaron Kool-Aid, y estaban dispuestos a morir. Es su verdad contra el mundo malvado”.
Incluso antes de las revueltas, por supuesto, Saddam Hussein había jurado luchar hasta la muerte. Pero el hombre fuerte iraquí terminó escondiéndose en un hoyo bajo tierra de seis pies de profundidad, y finalmente fue ahorcado en 2006 después de un juicio, un resultado predeterminado.
Zine al-Abisine Ben Ali, de Túnez, el primer presidente que fue derrocado por la ira popular este año, por allá en enero, optó por el exilio en Arabia Saudí, donde la familia gobernante ampara virtualmente a cualquier musulmán. (¿Recuerdan a Idi Amin, de Uganda?) Pero esta es una opción difícil para alguien acostumbrado a ser el centro de atención; de Ben Alí no se ha sabido nada más desde entonces.
El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, escogió quedarse y pelear en los tribunales. Pero ahora se arriesga a ser recordado mayormente por estar tendido sobre una camilla en una jaula de metal, todo como parte de su defensa de que se encuentra demasiado enfermo para sufrir la indignidad de un juicio.
Entre los autócratas restantes de la Primavera Árabe bajo sitio, los presidentes Bashar al-Assad, de Siria, y Ali Abdullah Saleh, de Yemen, están luchando por conservar el poder. Assad al principio fingió al hablar de concesiones, pero pronto abandonó cualquier pretensión de alcanzar un acuerdo, y sus fuerzas de seguridad han matado por lo menos a 3,000 manifestantes. Saleh casi llegó a dejar el puesto en un ataque dinamitero, pero sobrevivió con severas quemaduras y fue a buscar tratamiento a Arabia Saudí.
No está claro qué lección, si alguna, aprenderán cualesquiera de ellos de la caída y muerte del coronel Gadafi.
Su desaparición no ocurrió exactamente como se había previsto, aun cuando él siguió prometiendo que lucharía hasta la muerte. Escenas de vídeo entrecortadas proveyeron unos pocos horripilantes detalles que mostraban al coronel Gadafi bañado en sangre y desaliñado.
Muchos esperaban que él pasaría años recorriendo el vasto desierto de Libia en una flotilla de vehículos deportivos negros, dirigiendo una chisporroteante contrarevolución desde lejos.
Habría estado más de acuerdo con la manera cómo el pueblo lo veía, haberlo encontrado en Nigeria o en la frontera, entrando y saliendo”, dijo Rob Malley, director del programa de Oriente Medio del International Crisis Group.
No existe una gloria mayor en el Islam que morir por una causa justa, como un “mártir”, logrando acceso directo al cielo.
Los expertos en Al Azhar, la antigua sede de los musulmanes suníes en El Cairo, esperaban que Gadafi o sus acompañantes tratarían de reclamar esa distinción, por lo que ellos extendieron un “fatwa” este mes diciendo que él no obtendría dicho honor. Un mártir muere defendiendo su religión y su nación, decía el decreto religioso.
No cabe duda de que algunos de los miembros de su familia sobrevivientes y sus más allegados seguidores todavía lo llamarán mártir. Pero muchos esperan que el legado oscuro de su régimen de un solo hombre sea recordado mucho después de que la manera cómo murió se desvanezca.
Pienso que la historia de Gadafi es tan negra que resulta difícil otorgarle cualesquiera connotaciones honorables debido a su muerte”, dijo Mohamed el-Kheshen, un profesor de derecho de la Universidad de El Cairo.
El ambiente en las calles, como en Trípoli, Libia, y en muchas otras ciudades árabes, era de celebración, con las bocinas de los autos sonando ya bien entrada la noche. Twitter y Facebook estaban abarrotados con comentarios de alta velocidad, regocijándose en su muerte o lamentándose de que Gadafi jamás se enfrentará a la clase de juicios con los que él acostumbraba humillar a muchas personas.
Libia “nos privó del que hubiera sido el más divertido de los juicios en la historia, con el astro Muamar Gadafi”, escribió una persona en Twitter. Un comentario menos reprimido procedía de Nawara Negm, un activista egipcio: “Gracias, Dios, el asesinato era lo menos que debía hacerse a ti, Gadafi, un asesino y un perro”.
Uno de los sitios más populares en la web mostró unos dibujos animados con un hombre sujetando una lata de pintura roja, que acababa de trazar gigantescas X sobre retratos de Ben Ali, Mubarak y el coronel Gadafi. Los siguientes dos en la pared, el presidente Saleh y Assad, miran hacia abajo con expresiones de conmoción y miedo mientras el hombre con la pintura -que tiene el nombre de “ash-shab”, o el pueblo- se acerca.
Walid al-Tabdabai, un miembro del Parlamento kuwaití, escribió en Twitter: “Ben Ali huyó, Mubarak fue encarcelado, Saleh fue quemado y Gadafi fue asesinado; observen que el destino de los dictadores cada vez se pone peor. Me pregunto: ¿qué sombrío destino le espera al criminal Bashar?”
La gente se pregunta si la muerte de Gadafi estimulará a Assad, Saleh y otros autócratas a usar más fuerza contra su pueblo o darán marcha atrás.
Para los dictadores árabes, está demostrado que por la cantidad de presión que ellos ponen sobre el pueblo, habrá una reacción igual y opuesta, y ellos no pueden mantenerse en el poder por siempre”, dijo Yuseff Assad, un experto sobre Libia y uno de los primeros defensores de la revuelta.
A pesar de la tendencia a agrupar a todos los dictadores árabes, cada uno de ellos es único en sus circunstancias, y el coronel Gadafi quizás haya sido el más singular de todos, en el sentido de que permaneció en el poder por tanto tiempo como para enajenar a todo el mundo. (Por ejemplo, él no pudo reunir suficientes amigos para evitar la campaña de bombardeos de la OTAN, sancionada internacionalmente, aunque contenciosa).
Si a Gadafi se le echa de menos y se le llora en alguna parte, será en Africa, donde compró amistades por todas partes. En Bamako, la capital de Mali, un nuevo recinto de edificios gubernamentales lleva el nombre del coronel Gadafi, y todos los hoteles de lujo anuncian a su dueño libio con gigantescos letreros con luces de neón en los pisos superiores.
Finalmente, no obstante, muchos piensan que el verdadero legado de la caída de Gadafi -y de los que le precedieron y los que con toda seguridad le seguirán- es que el pueblo árabe ha cambiado.
La verdadera lección aquí es que existe una nueva ola de política popular en el mundo árabe”, dijo el profesor Cole, de la Universidad de Michigan. “La gente no está en el ánimo de soportar a dictadores semigenocidas”.
Tomado del Diario el Nuevo Día

Anuncios

Acerca de miguelgalban

Periodista independiente expreso político cubano Primavera Negra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los dictadores y el efecto dominó

  1. Pingback: Cuatros dictadores derribados por de la Primavera Áraba. ¿Será Bashar Asad, presidente de Siria, el siguiente? |

  2. Pingback: Gloria Estefan afirma que el gobierno de lo Castros no podrán parar la llegada de las redes sociales y la tecnología a Cuba |

  3. Pingback: Muamar Gadafi dictador libio: Brutal y desafiante hasta el final |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s