La Secretaria de Estado norteamericana, le pide a Fidel Castro que abandonen el poder


La Secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton y la congresiata cubana-americana Ileana Ross

La Secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton y la congresiata cubana-americana Ileana Ros-Lehtinen.

La Secretaria de Estado norteamericana,  le pide a Fidel Castro que abandonen el poder
Por Juan Carlos Chavez
Dos semanas después de que circularon versiones sobre posibles ofertas de Washington a La Habana para obtener la excarcelación del subcontratista Alan P. Gross, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, negó que exista una negociación en curso.
En ningún momento el gobierno estadounidense ha expresado su deseo de dar concesiones unilaterales al régimen de los Castro o suavizar sanciones para obtener la liberación de Gross”, dijo Clinton.
Clinton se presentó el jueves por la mañana en una audiencia especial ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes. El Comité está presidido por la representante republicana del sur de la Florida, Ileana Ros-Lehtinen, férrea opositora a cualquier flexibilización con Cuba.
En la audiencia Ros-Lehtinen le recordó a Clinton que la subsecretaria del Departamento de Estado, Wendy Sherman, les confirmó hace dos semanas que se habían reunido con las autoridades cubanas para discutir la situación de Gross, de 62 años, y su futuro inmediato. Ros-Lehtinen preguntó entonces si el manejo de la política exterior con Cuba respondía a un doble parámetro.
Estados Unidos no debe negociar con un estado patrocinador del terrorismo”, dijo Ros-Lehtinen.
Clinton respondió que era sabido que la posición estadounidense ha sido la misma durante más de 50 años.
Creemos que Fidel Castro debería abandonar el poder”, dijo Clinton. “Desafortunadamente no parece que se vaya a ir a ningún lado”.
En los últimos meses, analistas y observadores han argumentado que una decisión favorable a Gross, que implica su libertad y regreso a Estados Unidos, podría dar espacio para que el presidente Barack Obama tomara medidas de acercamiento a la isla.
Gross fue arrestado en La Habana el 3 de diciembre del 2009. Trabajaba para Development Associates International, con base en el área suburbana de Washington D.C. El grupo fue contratado por la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) para gestionar algunos de los programas que promueven la democracia y la sociedad civil en Cuba.
Las autoridades cubanas acusan a Gross de distribuir teléfonos satelitales y otros equipos sofisticados de comunicaciones a grupos de judíos en Cuba y organismos no gubernamentales. Según Cuba, los proyectos de ayuda a la sociedad civil de USAID son una pantalla para financiar a la oposición interna en la isla y lograr cambios democráticos.
La polémica sobre el caso Gross se intensificó hace dos semanas cuando una información de Associated Press señaló que la administración del presidente Obama había ofrecido a La Habana discutir una serie de concesiones si liberaba a Gross. Los acuerdos incluirían la posibilidad de que el espía cubano René González, excarcelado el 7 de octubre, cumpliera su libertad condicional en la isla.
González cumplió una sentencia de 13 años de prisión acusado de integrar la llamada Red Avispa, desmantelada por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en 1999. Varios de sus miembros colaboraron con las autoridades estadounidenses o lograron escapar a Cuba.
Cinco agentes cubanos fueron convictos en Estados Unidos, entre ellos González, quien debe cumplir tres años de libertad supervisada en territorio estadounidense.
Otra información parecida fue publicada en The New York Times el 15 de septiembre. Pero sólo la AP informó que la administración de Obama ofreció conversar sobre recortes a programas de Estados Unidos que apoyan la democracia en Cuba y dejar abierta la posibilidad de permitir a compañías estadounidenses ayudar en caso de un derrame de petróleo en aguas cubanas.
También se deslizó que Washington podría poner fin a un programa que emite visas estadounidenses rápidas al personal médico cubano que deserta en terceros países. Otra concesión sería otorgar licencia a las ventas del ron Havana Club en Estados Unidos.
El caso Gross acabó con un tímido acercamiento que se inició con la nueva presidencia de Obama. La administración levantó prácticamente todas las restricciones sobre las visitas de cubanoamericanos a la isla, así como el envío de remesas de dinero a sus parientes.
Washington sostiene que mientras Gross esté en prisión no habrá avances en la relación con Cuba. En agosto la Sala de Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Supremo Popular ratificó la condena de 15 años de cárcel contra Gross, vecino de Potomac, Maryland. Había sido condenado en un juicio de primera instancia el 4 de marzo. Posteriormente se le concedió una fallida audiencia de apelación el 22 de julio.
Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami, sostuvo que las evidencias hablan por sí solas en un caso donde Estados Unidos no debe apostar por una política blanda.
Creo que la evidencia es clara”, dijo Suchlicki. “El gobierno norteamericano quiere negociar con Cuba sobre la salida de Gross. El problema es lo que quiere Cuba y las concesiones que está dispuesta a dar Estados Unidos”.
Desde Santa Clara, el disidente Guillermo Fariñas, Premio Sajarov del 2010 de la Unión Europea, consideró que la negociación es “evidente” a pesar de las declaraciones de Clinton en la audiencia del jueves. Mencionó las recientes visitas a Cuba del ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, el 7 de septiembre, y del ex presidente Jimmy Carter, a principios de este año, para encontrar una solución humanitaria al caso Gross.
El gran problema está en que Cuba quiere negociar a Gross por los cinco espías, y Estados Unidos no está dispuesto a conceder ese tipo de acuerdo porque Gross hizo una actividad cívica y pacífica que no tiene consecuencias con hechos de sangre”, sostuvo Fariñas. “En el caso de los espías hay una implicación con la muerte directa de ciudadanos y residentes de Estados Unidos. Las partes a negociar son incomparables”.
Tomado del El Nuevo Herald

Anuncios

Acerca de miguelgalban

Periodista independiente expreso político cubano Primavera Negra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Secretaria de Estado norteamericana, le pide a Fidel Castro que abandonen el poder

  1. Pingback: Hillary Clinton viajará a Birmania para alentar proceso de reformas democráticas |

  2. Pingback: La Congresita Ros-Lehtinen, asegura que fueron una completa farsa los comicios celebrados en Nicaragua |

  3. Pingback: Iglesia Católica cubana exige al gobierno de los Castros cambiar la política migratoria |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s