¿Puede Raúl Castro, antes de morir, reformar la Cuba de Fidel?


Fidel y Raul Castro, destructores de Cuba

¿Puede Raúl Castro, antes de morir, reformar la Cuba de Fidel?
En Cuba el desempleo es mucho mayor que el de  España, campeona del desempleo en Europa
El mito de Cuba progresista consumió a varias generaciones. Fidel Castro Ruz resultó un genio del marketing pero en algun momento, el producto debe demostrar que es fiable, y Cuba nunca lo hizo. Raúl Castro Ruz llegó al poder por accidente (de salud de su hermano), y ha intentando, para no sucumbir, iniciar algunos cambios antes que sea tarde (o se acaba el subsidio venezolano). Pero ¿podrá conseguirlo?
Pennsylvania (Wharton Universia). Castigado por una deuda externa de US$ 72.000 millones, desempleo creciente y baja productividad industrial, el Gobierno cubano está realizando una serie de reformas económicas con el objetivo de reducir el abultado sector público y animar a los cubanos a encontrar —o a crear— empleo en el sector privado.
A pesar del énfasis que se ha dado al sector privado del país, hace tiempo inactivo, el objetivo de las reformas no es, de hecho, construir la economía capitalista tan soñada por los refugiados cubano-estadounidenses. En lugar de eso, el Gobierno quiere preparar al país —que importa cada año un 80% de los alimentos básicos que necesita a un coste de US$ 1.600 millones— para que alcance las condiciones financieras que le permitan pagar las importaciones más importantes sin recurrir a nuevas contrataciones de crédito [soft credit] y a financiación flexible de largo plazo ofrecidos hoy en día por Venezuela, China, Brasil, Irán y Vietnam.
Todas las tarjetas de crédito de Cuba están en el límite máximo“, dice Hans de Salas Del Valle, investigador de origen cubano del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami. “El Gobierno cubano necesita elevar la producción de alimentos, pero no está en condiciones de pagar los salarios de dos millones de personas, o 2,5 millones, que no tienen empleo productivo real“. El índice de desempleo real está por encima de un 25%, observa Del Valle, y podría llegar a un 45% si el Gobierno pusiera en práctica una serie de despidos ya anunciados en el sector público.
Con una deuda equivalente a un 125% del Producto Interior Bruto del país, en 2010, “La Habana se encuentra en una situación muy difícil“, observa Del Valle. La deuda “es un peso insoportable y un valor surrealista de pagar por parte de un país cuya producción económica es de poco menos de 1/5 de una economía en bancarrota como la de Grecia, y cuya tasa de desempleo es mucho mayor que la de España, campeona del desempleo en Europa“.
Él añade que “Grecia es un caso de éxito económico si se compara con Cuba“. No hay más que ver las cifras: Grecia tiene 11,28 millones de habitantes —prácticamente el mismo número que Cuba (11,2 millones)— y generó más de US$ 300.000 millones en bienes y servicios el año pasado, con unas ganancia modestas de US$ 21.000 millones en exportaciones. Mientras, la economía cubana, de US$ 58.000 millones, exportó sólo US$ 3.300 millones en 2010.
Según Del Valle, la crisis de la deuda cubana, que ha ido aumentando en el transcurso de las últimas dos décadas, “siempre ha sido un motivo de gran preocupación para Raúl Castro“, para quien la economía es el pilar de la supervivencia del país, a diferencia de su hermano Fidel, “que puso la ideología por encima de la economía” a lo largo de las décadas en que gobernó la isla. Especulaciones de que el presidente venezolano Hugo Chávez podría morir en breve —o, como mínimo, dimitir— aumentaron la presión sobre Raúl para que introdujera reformas más contundentes, y está recibiendo incentivos cada vez mayores por parte de sus mentores en China y Vietnam, países comunistas que consideran a Cuba un contrapeso importante para la influencia estadounidense en el Caribe.
La crisis de la deuda cubana recibió poca atención por parte de los medios en USA y en Europa, a pesar de la preocupación generalizada por la deuda de la UE.
Pero los miembros del Club de París, predominantemente europeos, tienen de forma colectiva más de US$ 30.000 millones en títulos de la deuda cubana, prácticamente todos ellos en situación de impago o con pagos atrasados, observa Del Valle.
Otros acreedores importantes de Cuba son Rusia —con cerca de US$ 27.000 millones en créditos y préstamos comerciales pendientes— y Venezuela.
En 2015, Venezuela sobrepasará a Rusia y será el mayor acreedor de Cuba, prevé Del Valle. En el transcurso de la última década, los venezolanos suministraron a Cuba más de US$ 15.000 millones en petróleo crudo y refinado en un esfuerzo por mantener las luces del país encendidas y los autobuses circulando.
Imitando el ejemplo de China y de Vietnam
A primera vista, dicen los especialistas, Raúl Castro parece estar plasmando el futuro de Cuba según el modelo chino y vietnamita, cuyos partidos únicos, —es decir, el Partido Comunista—, se mantuvieron en el poder durante décadas emergiendo al mismo tiempo como exportadores globales competitivos de bienes industriales y agrícolas.
Un análisis en más profundidad, sin embargo, deja claro para los especialistas que la estrategia de Raúl no hará que Cuba sea una miniatura de esos dos países comunistas de Asia con dimensiones mucho mayores.
El problema principal de Cuba es que las reformas de Raúl no son tan profundas o completas como las introducidas por los gobiernos comunistas de China y de Vietnam. En Cuba, “están yendo en la dirección correcta, pero queda por saber si las reformas son lo suficientemente profundas o rápidas para lidiar con esa crisis tan difícil“, dice Carmelo Mesa Lago, profesor emérito de Economía de la Universidad de Pittsburgh, cuyo nuevo libro sobre la economía cubana está previsto que salga en 2012 en España y en USA.
Mesa Lago señala que en China y en Vietnam, los agricultores locales arriendan al Gobierno las tierras en que trabajan por un tiempo indefinido. Se animó a los agricultores chinos y vietnamitas a que cuidaran de esas tierras como si fueran suyas. En Cuba, los contratos de arrendamiento de tierras son válidos solo durante diez años.
Después de diez años, el contrato podrá o no ser renovado por el Gobierno, y la tierra podrá ser tomada por el Estado cubano bajo el pretexto de necesidad social“, observa Mesa Lago. Eso es muy preocupante porque “muchas tierras en Cuba se encuentran infestadas por una planta de reputación infame: el marabou“, señala Adrian E. Tschoegl, profesor de Gestión e investigador de Wharton. Son necesarios por lo menos dos años para limpiar las tierras, añade Tschoegl, por lo tanto los arrendamientos de diez años acaban reducidos de inmediato a 1/5.
Otro factor contraproducente, dice Mesa Lago, es el hecho de que “los agricultores cubanos deben vender parte de su cultivo al Gobierno a un precio por debajo del precio de mercado“. En China y en Vietnam, los agricultores pueden vender libremente a quienes quieran, y a precios que el mercado esté en condiciones de soportar.
En Cuba, la nueva ley prohíbe también la construcción de casas en las tierras recién distribuidas a los agricultores. Como consecuencia de eso, observa Mesa Lago, los agricultores se ven obligados a transportar sus productos desde la tierra de cultivo a casa, de lo contrario corren el riesgo de que se las roben.
Por si fuera poco, los préstamos para la adquisición de suministros y herramientas para trabajar esas nuevas tierras son escasos, dice Mesa Lago. Solamente cerca de un 2% de los 400.000 miembros de la ANAP, Asociación Nacional Cubana de Pequeños Agricultores (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños), recibieron préstamos del Gobierno para comprar los equipamientos y herramientas que necesitan para lograr que sus tierras sean más productivas.
Si el gobierno cubano introdujera todas las reformas ya puestas en práctica en China y en Vietnam, dice Mesa Lago, “Cuba sería autosuficiente en alimentos y podría exportar su superávit“.
En las reformas hechas en Vietnam, por ejemplo, la producción de arroz creció más del doble entre 1976 —un año después de la Guerra de Vietnam— y 2007, cuando Vietnam sobrepasó a Tailandia y se convirtió en el mayor productor de arroz del mundo. (El año pasado, la producción vietnamita cayó de forma drástica a causa de la sequía en la región).
En vista de las limitaciones de las reformas introducidas por Raúl Castro, es poco probable que se vea ese tipo de productividad en Cuba. Según Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la Universidad de Miami, “el Gobierno cubano no está creando instituciones que capaciten al país a cerrar acuerdos que le permitan importar o exportar sus productos o atraer inversiones extranjeras” que permitan a los productores aprovechar la proximidad de Cuba con USA. En suma, “Raúl Castro no es un reformador como el chino Deng Xiaoping; o como Gorbachev, de la antigua Unión Soviética“.
Reducción de la fuerza de trabajo
La retirada de un contingente enorme de trabajadores improductivos de la nómina del servicio público —y encontrar empleo para ellos en el sector privado— es fundamental para la estrategia actual de reforma del país.
El Gobierno cubano planeaba inicialmente despedir a cerca de 500.000 funcionarios entre octubre de 2010 y marzo de 2011, el equivalente a cerca de un 10% de su fuerza de trabajo, observa Mesa Lago. Su objetivo, a fin de cuentas, era despedir a un millón de trabajadores hasta el final de 2011 —o un 20% del total de su fuerza laboral— y 1,8 millón hasta el final de 2014. Esos despidos parecían tener sentido desde el punto de vista de la economía, ya que el Gobierno llevaba tiempo contratando mucha más gente de la que necesitaba, dice Mesa Lago. “Ellos contrataban a 200 personas para construir una fábrica que todo el mundo sabía que sólo necesitaba a 100“. Muchas personas iban a trabajar a diario, pero eran poquísimas las tareas que tenían que ejecutar.
Los planes del Gobierno de reducir de forma drástica la mano de obra en uso se basaban en la presuposición de que los trabajadores recién despedidos encontrarían empleo en el sector privado. Es una apuesta demasiado alta, porque si no se crearan 250.000 posiciones en el sector privado este año (2011), la tasa de desempleo en Cuba alcanzará niveles sin precedentes. El Gobierno se vio obligado a frenar sus planes ambiciosos de despidos cuando el número de nuevos empleos previstos no se concretó en la primavera pasada.
De momento, según todo parece indicar, sólo se despidieron a cerca de 100.000 trabajadores, dice Mesa Lago, porque se abrieron pocas posiciones en el sector privado para los despedidos por el Gobierno.
¿Por qué fueron creados tan pocos empleos en el sector privado? En parte, porque el Gobierno había definido inicialmente 178 categorías distintas de nuevos empleos de manera artificial, según la mentalidad de los burócratas cubanos, y no según la necesidad del mercado, destacan los especialistas. (Se crearán otras categorías en el futuro).
Los trabajadores necesitan presentar una licencia para conseguir un empleo en cualquier categoría específica. No se permite identificar una necesidad y, a continuación, crear un empleo que satisfaga esa necesidad. Algunos empleos recién creados se definieron de una manera tan estrecha que son “ridículos“, señala Mesa Lago.
Por ejemplo, hay posiciones específicas para gente que pela frutas y para gente que vende frutas, sin embargo la misma persona no puede (legalmente) pelar frutas y venderlas. Otras categorías “autorizadas” son las de los payasos, limpiabotas, cargadores de agua y gente que aprovisiona mecheros. Respecto a los empleos que pagan bien, los profesionales —como profesores, gerentes y contables— se enfrentan a un desafío terrible: aunque hayan perdido el empleo que tenían en el Gobierno, esos profesionales no tienen, sin embargo, autorización para formar parte del contexto del sector privado.
Cualquier empleo que no haya sido establecido de forma explícita por la reglamentación pasa a ser prohibido, dice Tschoegl.
Se trata de un régimen de ley común [en que la ley es la principal fuente de derecho] y su dinámica es muy interesante“, dice, porque contrasta con la common law de USA, en que cualquier cosa que no esté prohibida de forma explícita está supuestamente permitida. Mesa Lago añade que al imponer impuestos más altos a las empresas del sector privado que contratan contingentes mayores de trabajadores sin empleo, el Gobierno cubano desestimula aún más las contrataciones.
“Es ridículo”, dice. “Si se despide a 500.000 personas, hay que crear empleos para ellas, pero al imponer impuestos [muy] elevados, se castiga al emprendedor que quiere contratar grandes cantidades de gente“.
¿Puede empeorar aún más la situación para el cubano común y corriente? Del Valle cree que el aumento del desempleo puede llevar a miles de cubanos a buscar refugio en el sur de Florida, generando una nueva oleada de inmigrantes de grandes proporciones. “Si sumáramos dos millones a los 2,5 millones de cubanos que están en situación de desempleo, muchos de ellos pensarán que emigrar es la mejor oportunidad que tienen para lograr una vida mejor“.
Tschoegl estima que un millón de cubanos pueden emigrar a USA (un 80% de ellos a Florida) a lo largo de la próxima década, un total de 100.000 al año.
Es imposible para el Gobierno cubano crear tantos empleos; esa [nueva oleada de inmigrantes] es una válvula de escape para la economía“, señala Del Valle.
Según Suchlicki, el reciente relajamiento de la política de inmigración del Gobierno americano, permitiendo que más cubanos viajen a USA y envíen dinero a los parientes en casa, ayudará sólo a la minoría de cubanos relativamente adinerados y blancos.
Más del 60% de los cubanos [de Cuba] son negros [o mulatos] y no tienen parientes en Florida, por lo tanto no recibirán ayuda alguna” de la nueva política de inmigración americana. En general, la dura realidad es que, en vez de seguir la misma trayectoria de China y de Vietnam —que consiguieron elevar el patrón de vida de sus poblaciones conservando el estilo autoritario de Gobierno— una “deterioro gradual” de la economía del país “parece ser el escenario más probable en Cuba“, observa Suchlicki.
Fuente Urgente 24

Anuncios

Acerca de miguelgalban

Periodista independiente expreso político cubano Primavera Negra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s