Imparto del nuevo gobierno español en las relaciones con la disidencia pacífica y el régimen de La Habana


Periodista independiente Migue Galban

Imparto del nuevo gobierno español en las relaciones con la disidencia pacífica y el régimen de La Habana Por Miguel Galbán Gutiérrez Barcelona España, diciembre (www.cubasindical.org) – La gestión del gobierno socialista ha sido deplorable, a juicio de muchos de los disidentes cubanos. En nada ha ayudado a la causa de la democracia, la libertad y el respeto de los derechos humanos en la Isla. El Gobierno del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) asumió el costo bondadoso de sacar a los prisioneros de conciencias  de las cárceles, pero a la vez llevó una política exterior de conservar buenas relaciones con el régimen. No ha sido en nada lo solidario que debiera ser con un pueblo que lucha por su libertad hace más de 52 años, en un país en el que la oposición participe en el parlamento, se le considere ilegal y se le reprime con sofisticados métodos. Aún el Partido Popular (PP), tras su victoria en los comicios generales del pasado 20 de noviembre, no se manifestado con relación a Cuba. Con seguridad, por su trayectoria histórica, fomentarán las relaciones con los grupos democráticos residentes en Cuba y también con nosotros los desterrados en la península ibérica. Tanto los grupos del exilio como la oposición interna cubana observan este hecho con una gran esperanza, con la confianza de que en los próximos meses el nuevo Gobierno español demuestre una mayor sensibilidad hacia las situaciones amargas que vive el pueblo en la Isla desde hace más de cinco décadas. Uno de los primeros pasos que debería dar el nuevo Ejecutivo español es no sólo abrir las puertas de la Embajada de España en La Habana a la disidencia interna –como han sugerido muchos expertos sobre asuntos cubanos– sino también tener canales de comunicación con la disidencia interna y permitir el acceso a Internet en sus instalaciones a la oposición. Esperemos que siga manteniendo la llamada Posición Común establecida en 1996 a iniciativa del entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, que exige al régimen castrista avances democráticos y el respeto de los derechos humanos como condición previa para profundizar los vínculos entre La Habana y Bruselas. Además prediciendo siempre medidas  punitivas cuando se violan flagrantemente  dichas prerrogativas. Los hechos han demostrado que es muy difícil para una tiranía mantenerse en el poder si el mundo democrático está dispuesto a presionarla, aislarla y a sancionarla por sus arbitrariedades. Los ejemplos sobran y están a la vista recientemente con la Primavera Árabe. Durante el gobierno socialista de José Luis  Rodríguez Zapatero, no solo se formalizó la liberación de los prisioneros de conciencia del Grupo del de los 75, sino también se nos ha permitido establecernos con el rango de exiliados políticos en nuestra madre patria, después de innumerables esfuerzos, donde contamos siempre con la ayuda del Partido Popular y de la Unión Progreso y Democracia. Hay que tener en cuenta también que en los casi ocho años que duró el último gobierno del PSOE se acrecentó la participación de inversiones de empresas españolas en la Isla. Mariano Rajoy requiere concentrarse en sacar a España de una gran crisis económica y conducirla a niveles económicos y sociales de prosperidad. En Cuba existe una fuerte presencia de empresarios españoles con capital invertido que le piden moderación y buenas relaciones para continuar, hoy más que nunca, logrando excesivas ganancias en un mercado de alta rentabilidad. El presidente Rajoy al entender de mucho puede convertirse en el creador de una diplomacia que ayude eficientemente a la oposición democrática y al pueblo cubano a desmoronarse de la dictadura y dar los primeros pasos hacia el fortalecimiento de una democracia en la Isla. Los Estados Unidos y la Unión Europea deben tener una política coherente y coordinada hacia el régimen castrista. El gobierno de Rajoy puede ser clave en su formulación, está en una posición privilegiada para articular una política respecto a Cuba que se convierta en una estrategia común de la Unión Europea y los Estados Unidos, además es importante porque puede influenciar a los demás miembros de la Unión Europea. También porque España puede ejercer influencia en Latinoamérica donde la casi totalidad de los países, han tenido una actitud complaciente con el castrismo. Por eso el nuevo Gobierno del PP puede mantener una relación con Cuba porque siempre habrá que conversar, no se puede cerrar la puerta al diálogo con las autoridades de La Habana, pero hará lo que pueda para proteger los derechos humanos, las libertades individuales y colectivas y a quienes luchan en Cuba pacíficamente. Asimismo  asistirá a los disidentes que continúan en Cuba sufriendo la represión despiadada de la dictadura de los Castros. Estamos también convencidos de que Rajoy dará marcha atrás en las iniciativas del Ejecutivo de Zapatero para levantar la Posición Común en la Unión Europea con relación a Cuba.
El autor es exprisionero de conciencia de La Primavera Negra de Cuba/2003. Publicada:cubasindical.org
Enlaces relacionados
Mariano Rajoy, nuevo presidente de España tras ganar por amplia mayoría las Elecciones generales 2011
El presidente del Partido Popular Español Manuel Rajoy manifiesta que Laura Pollán será una “referencia eterna ” para Cuba
Una rosa para Rosa: El escritor Mario Vargas Llosa dice que votará en las elecciones españolas por Rosa Díez
Asamblea insta al Gobierno a cumplir sus obligaciones con exiliados cubanos
Conferencia” Las realidades del castrimo examinadas desde diferentes escenarios” primera parte
Conferencia “Las realidades del castrismo examinadas desde diferentes escenarios ” segunda parte
Conferencia “Las realidades del castrismo examinadas desde diferentes escenarios ” tercera parte

Acerca de miguelgalban

Periodista independiente expreso político cubano Primavera Negra
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Imparto del nuevo gobierno español en las relaciones con la disidencia pacífica y el régimen de La Habana

  1. Pingback: El chucho escondido. Por: Julio César Gálvez |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s